Elementos cotidianos como un libro o el WIFI, tuvieron detrás de su desarrollo mentes brillantes, capaces de ver mas allá y crear el futuro.